mujer soñando despierta

Soñar despierto es una de las prácticas más comunes del ser humano, por eso quizá se sienta familiarizado con la siguiente escena:
«María está sentada en la biblioteca durante una tarde soleada. Debería estar concentrada en la lectura para su próximo examen, pero su mente comienza a divagar. Mientras hojea las páginas del libro de texto, su atención se desvía hacia el paisaje exterior que puede ver a través de la ventana.

Empieza a imaginar que está en una playa tropical, sintiendo la cálida arena bajo sus pies y escuchando el suave sonido de las olas. Se sumerge en la fantasía, visualizando el océano azul brillante y palmeras ondeando con la brisa.En su mente, se encuentra lejos de la biblioteca, imaginando unas merecidas vacaciones, relajada y disfrutando de un momento maravilloso en una linda isla del Caribe.

Aunque María sabe que debe concentrarse en sus estudios, su mente sigue soñando despierta, explorando escenarios imaginarios y escapando temporalmente de las responsabilidades académicas. Este acto de soñar despierto le proporciona un breve respiro mental y le permite desconectar momentáneamente del estrés de sus obligaciones diarias.


A todos nos ha pasado algo parecido y es a lo que un investigador llamó “uno de los principales aspectos de la vida del hombre”. Se dice que pasamos fantaseando de una manera u otra hasta un tercio de las horas que estamos despiertos. Los científicos no saben con seguridad cómo ni por qué se forman estos pensamientos fantaseosos y pasajeros, y carecen de un criterio unánime en cuanto a qué es en sí soñar despierto. Un diccionario lo define como “recrearse pensando en una cosa que no existe”. Sin embargo, muchos investigadores lo definen más ampliamente para incluir casi cualquier clase de fantasía o pensamiento involuntario, sea agradable o desagradable.

¿Soñar despierto, más que un vuelo por la imaginación?


Soñar despierto no es solo el vuelo extraordinario y sugestivo de nuestra fantasía. En muchos casos se trata simplemente de excursiones placenteras al pasado. En un artículo de la revista Parents, el Dr. James Comer cita su propia experiencia en relación con soñar despierto. Explica por ejemplo que al regresar en su automóvil a casa después de un día duro en la oficina, se dejaba llevar por el recuerdo de un gol en el ultimo minuto que dio la victoria a su equipo en un partido de futbol cuando era joven. “Puede que sea algo sin importancia, pero me ayuda a sentirme bien y tener un sentido de logro”, dice él. Otros, sin embargo, sueñan despiertos como ayuda para planear su futuro.Por ejemplo un conocido músico y compositor recuerda; “Vivía con la ilusión de que algún día llegaría a ser un músico de renombre internacional”,
La mayoría de estas fantasías, sin embargo, parecen enfocarse en acontecimientos ordinarios de todos los días: la escuela, las reuniones sociales, las tareas escolares, los deportes, la musica…etc. Puede que a veces estas personas ocupen su pensamiento deliberadamente con tales fantasías para romper con el aburrimiento de una monótona clase en la escuela o de una tediosa tarea doméstica. Otras fantasías vienen de forma espontánea.Puede ser una palabra, un sonido o una imagen que recuerde de repente alguna preocupación actual, algún placer pasado o alguna futura proeza, y es allí en donde comienza a vagar la imaginación.

¿Es peligroso para la salud mental el soñar despierto?

En tiempos pasados, los expertos en salud mental, los médicos y los educadores consideraban impropio soñar despierto. Un psicoterapeuta le dijo a cierto joven: “Debemos ayudarte a dejar de soñar despierto”. Según el investigador Dr. Eric Klinger, tales recomendaciones estaban basadas generalmente en las teorías del llamado padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, quien creía que soñar despierto era infantil y una señal de neurosis. Un libro de texto sobre psicología afirma: “Soñar despierto es a menudo la consecuencia de falta de interés en el entorno presente de la persona y es, con toda certeza, una evasión de la realidad”. Se le enseñó a una generación completa de educadores y expertos en salud mental que toda fantasía debía ser reprimida. Incluso se aseguró que soñar despierto con mucha frecuencia hasta podía producir esquizofrenia.
Sin embargo, las teorías freudianas han tenido que ceder ante los resultados de las extensas investigaciones realizadas. En el libro Daydreaming (Soñar despierto), el Dr. Eric Klinger destaca entre otras cosas que los investigadores afirman que:
Soñar despierto es una actividad común y normal.
Por regla general, las personas que acostumbran soñar despiertas están tan sanas mentalmente como aquellas que no suelen hacerlo.
Soñar despierto no provoca alucinaciones.
Soñar despierto no provoca esquizofrenia. Los esquizofrénicos no son más propensos a soñar despiertos que otras personas.

¿Cómo usar de manera productiva la imaginación?

La imaginación también puede ser útil a la hora de realizar una tarea difícil de completar. Por ejemplo, cuando tenemos que hacer una presentación en público en el trabajo o en la escuela. Aparte de practicar en voz alta, es conveniente ensayar la presentación mentalmente. Imaginemos la reacción del auditorio a la información y a la manera de expresarnos. Esto nos puede ayudar a hacer los cambios necesarios en la presentación y nos dará más confianza.
También podemos ensayar mentalmente maneras de resolver situaciones difíciles.Soñar despierto también podría desempeñar un papel útil a la hora de solucionar problemas. El Dr. Klinger comenta: “Soñar despierto puede ser en sí mismo una manera de descubrir soluciones creativas a los problemas. Algunas veces la gente que fantasea imaginativamente es capaz de hallar soluciones que no se les ocurrirían si trataran la situación de forma directa”.
Incluso hay indicios de que soñar despierto puede ayudar a mejorar la manera de realizar trabajos físicos. Un instructor de esquí, por ejemplo, pide a sus alumnos que se formen una imagen mental de una pista de esquí próxima, imaginándose a sí mismos esquiando por cada curva y depresión del camino. Los investigadores creen que hacer esto activa la parte del cerebro que controla los músculos y la prepara para la acción.
Albert Einstein dijo :» Si puedes imaginarlo, puedes lograrlo». Por supuesto, la práctica real no tiene sustitutivo, pero el ensayo mental te puede ayudar a mejorar tus aptitudes para tocar un instrumento musical,redactar en la PC, dominar algún deporte, mejorar destrezas artisticas. “Resumiendo —dice el Dr. James Comer—, soñar despierto no es una pérdida de tiempo, sino, más bien, un escape necesario que nos ayuda a funcionar mejor.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *